Presentación

Can Lleter es una masía muy antigua, documentada des del siglo XVII, con el interior completamente restaurado. El nombre de la casa viene de muy lejos. Un día, Josep Masó y su padre se fueron a Santander a buscar vacas lecheras y fueron los primeros de la región en tener esta raza de vacas. La madre del Josep, con una tartana, repartía la leche por las casas de los alrededores y en Banyoles. Así fué como el Mas Teixidor, se convirtió en Can Lleter.

El interior de la masía se encuentracompletamente restaurado. La masia, acondicionada para turismo rural, consta de una planta baja con cocina completamente equipada, un salón comedor con chimenea, y un porcho con barbacoa y un gran espacio exterior con piscina

En el piso de arriba hay  cuatro habitaciones con baño, distribuidas alrededor de una gran sala con un rincón de lectura, dónde se puede encontrar información de la comarca.

Las habitaciones de la casa conservan el nombre que su funcionamiento de masía y habitantes comportaba: el granero (Graner), el cuarto de la avena (Civada), la habitación del mozo (Mosso), la de la tía Teresa y la habitación del los Abuelos (Avis). El comedor está en la antigua bodega, y la cocina en el gallinero.

Can Lleter tiene una situación privilegiada. Se encuentra muy cerca de importantes vías de comunicación y de la ciudad de Girona, con todos sus servicios al alcance, sin perder el encanto de un entorno tranquilo y natural.
Se encuentra a 2 km del famoso Estany de Banyoles y está bien situada tanto para las excursiones por la comarca como para excursiones un poco más largas como Figueres, Cadaqués, la Costa Brava, la zona de volcanes de La Garrotxa y hasta incluso, en un mismo día, se puede llegar a Setcases o en Vall de Núria. Todo a menos de 100 km.

En una parte independiente de la casa vive la propietaria.